Volvemos de Aventura en Marruecos en moto Off Road en una versión extendida de seis días para cumplir el objetivo de recorrer Plage Blanche (Playa Blanca). El nombre se lo pusieron los navegantes españoles y es una playa de unos 40 km al sur de Marruecos, en la misma latitud que Puerto del Carmen, en Lanzarote.

Todos terminamos sanos, salvos, felices y contentos despues de vivir una intensa aventura en Marruecos.

día 1 AGADIR – MIRLEFT

Casi cualquiera que sepa montar en moto puede hacer una pista y mantener el equilibrio. La arena es otra cosa.

Por este motivo el primer día antes de empezar la ruta paramos en un campo de arena de entrenamiento.

Vemos cómo conduce cada uno de los participantes e intentamos solucionar los problemas con la técnica para manejar en arena: Gas y culito atrás.

Aventura en Marruecos - Vehículo de auxilio

La teoría funciona pero la práctica depende de la mente de cada uno. Hoy en día, la apariencia, los músculos, etc. Le damos mucha importancia al físico, postureo… y luego falla la mente 🙆

El músculo más importante del cuerpo humano es el cerebro. Aunque Google diga que el cerebro es un órgano complejo y con un funcionamiento apasionante, no lo define como músculo, yo sí.

Un músculo según la RAE es un tejido constituido por fibras musculares dotadas de capacidad contráctil. El cerebro es contráctil fuera de nuestra zona de confort. Hay es donde se expande… como el Universo.

Aventura en Marruecos

Después inmediatamente del campo de entrenamiento salimos de aventura en Marruecos, hacia el sur paralelos al océano  por pistas de arena sobre los acantilados por las playas de Tiznit.

La sorpresa es que todas las casas y negocios que estaban en la playa que no registrados legalmente (Todos), han sido demolidos por las autoridades marroquíes.

Donde la última vez nos tomamos un Té esperando a las motos en un café de la playa solo quedan los escombros.

La salida de la playa es a través de una duna. No es muy alta pero sí una larga pendiente. La hemos pasado con rocas y arena dura. Esta última vez ni una sola roca y solo arena blanda y seca.

Después decidimos descansar de la arena un rato y seguir por carretera hasta Aglou Beach donde nos esperaba la comida.

Almorzamos frente al mar varios riquísimos tajines de pollo y cordero, ensaladas frescas y un muy café solo para reponer y volver a las motos.

Salimos para subir las colinas del este pasando la tarde por pistas, para llegar antes del atardecer al fantástico hotel de Mirleft.

Puesta de sol espectacular, piscina, hammam, doradas salvajes de cena, con vino* y hoguera.

Una aventura en Marruecos con mucho más que lujos y comodidades.

*El vino no está incluido pero si disponible.

día 2 MIRLEFT – FORT BOU JERIF.

Tomamos el desayuno para después salir hacia el sur, atravesar Mirleft para hacernos unas fotos en una bonita playa después del pueblo.

Hoy vamos por las montañas hasta el desierto rocoso de Fort Bou Jerif.

Hacemos la parada para comer en la bonita Sidi Ifni, con un legado español muy presente.

En cualquier momento un paisano te saluda con un “Buenas tardes” haciendo cola en la pollería.

Dejamos Sidi Ifni saliendo por una empinada pista hacia la montaña con unas espectaculares de antigua colonia española, su puerto y el océano Atlántico.

El polvo cada vez es más seco y abundante cuando con la puesta de sol a las 12 llegamos a Fort Bou Jerif.

La espectacular cena consiste este vez en una sopa Harira de primero… Bueno para mi fue segundo y tercero porque repetí tres veces. Luego un magnífico Cous-cous y el postre que habla por sí mismo.

Era importante cenar bien para el Gran Reto del día siguiente.

día 3 FORT BOU JERIF – PLAGE BLANCHE – FORT BOU JERIF: Gran aventura en marruecos.

El amanecer del desierto es como en las películas, pero esto no es una peli, es aventura en Marruecos.

Hoy sin hacer las maletas salimos ligeros a tomar un whisky bereber en la playa de Assaka. Famosa en la comarca por su historias de contrabandistas y piratas… Como en casa estamos laughing

Después seguimos atravesando ríos por la playa hacia el sur, bajando trepadas a pequeñas calas, volviendo a subir para hacer un tramo de asfalto, hasta llegar un peñón en la costa entrada y vista panorámica de Plage Blanche.

Todavía está la caravana del primer turista loco que llegó a estas tierras, que además fue el primer dueño de Fort Bou Jerif.

Después de respirar profundamente los pilotos, suben a las motos y enfilan la bajada para recorrer los casi 40 km de playa por la orilla, hasta la única salida a través del impresionante cañón de un río seco, con el  fuerte Aoreora en lo alto.

Hicimos varias paradas en la playa hasta llegar a la entrada del cañón. El siguiente paso era superar la zona de dunas entre la orilla de la playa y la entrada del cañón.

Pasamos todos bien para luego subir una empinada pista para almorzar con las maravillosas vistas de la Playa Blanca desde el fuerte Aoreora.

Una vez repuestas las energías volvimos a bajar al cañón para recorrerlo hasta encontrar la pista de salida, los 15 km en 4×4 más divertidos de mi vida.

Las motos disfrutan de lo lindo con las continuas dificultades entre la arena, el barro, el agua. Hacemos varias paradas para descansar y disfrutar del ecosistema único en el que no encontramos, en medio de la nada.

Después de dejar todas nuestras energías, por fin llegamos a un pista hacia el norte, que es una larga recta de varios kilómetros y cuando desde el coche estamos viendo la carretera de asfalto delante, vemos que las motos no vienen por detrás.

Un pinchazo y posterior llantazo retrasa nuestra llegada al hotel, para celebrar un día que todos vamos a recordar para siempre de aventura en Marruecos.

día 4 FORT BOU JERIF – AGADIR

De vuelta a Agadir salimos por pistas de montaña hasta Sifi Ifni para luego por la carretera de la costa llegar a la playa de Legzira.

Allí vamos con las motos hasta la impresionante cueva para hacernos la foto. Almorzamos en la misma entrada de la playa en un chiringuito.

Con previsión de lluvía llegando a Agadir salimos por el asfalto. Después de la primera hora, una vez en la autovía, empieza a llover con bastante intensidad.

Todos llegamos al hotel sanos y salvos y además, sin pizca de sal ni arena.