Oct 232016
 

 

 

Llega la parte más espectacular y desafiante del viaje, los retos más grandes. En esta etapa cruzamos el paso Kunzum (4.590 metros) y seguimos por las gargantas y desfiladeros del río Spiti. La gente que nos encontramos por el camino es casi milenaria 🙂

Octava etapa: Kaza – Chandra Taal

 

screen-shot-2016-10-20-at-8-19-04-pm
 screen-shot-2016-10-20-at-8-19-04-pm

Salimos de Kaza por una buena carretera que dura menos que un suspiro. En cuanto el valle se hace estrecho el asfalto es solo un bonito recuerdo y seguimos atravesando las gargantas y desfiladeros de piedra Himalaya. Llegamos muy pronto a Losar, donde hacemos una parada de Chai, antes de enfrentarnos al Kunzum Pass.


dscf7173

 dscf7177
dscf7184
 dscf7180
dscf7194

Después de Losar nos encontramos un enorme pedregal seco, glacial en invierno, en el que descansan una manada de Jaks, lo cuales ni se inmutan a pesar de nuestra presencia.

dscf7197

Y por fin después una sinuosa subida por una pista de piedras y arena, de esas en las que tienes que girar el manillar con precisión, vemos al fondo las banderas que rodean las estupas del Kunzum Pass. Es un momento de euforia que no olvidaremos nunca, un premio por haber pasado por donde lo hemos hecho, superando las dificultades que a diario han surgido.

dscf7204

dscf7218

dscf7225

La mejor manera de celebrar es dando un par de vueltas alrededor de las estupas sacando pierna y levantado el polvo de estas tierras remotas del Himalya, siempre en el sentido de la agujas de reloj, para un buen augurio.

dscf7227

Y qué mejor manera de hacerlo en compañía de Antik y Victoria. Dos amigos para siempre que hicimos a 10 km de Kaza. Dos angeles que llegaron justo cuando los necesitábamos y no nos abandonaron hasta el final.

dscf7232

dscf7242

dscf7254

Pero el día era de los importantes y todavía el reto no había terminado. La subida a Chandratal, el lago de la luna, es una pista privada, no mantenida por el gobierno, en la que el vértigo te está acompañando durante 10 largos kilómetros.

dscf7273

dscf7281

Una vez arriba llegamos a casa. El campamento de Parasol Camps, a más de 4.500 metros de altitud fue nuestro cobijo en una noche memorable que compartimos con Antik y Victoria, junto a la estufa de leña, con una botella de ron y la satisfacción de estar casi en la luna.

dscf7285

Los chicos de campamento cuidaron de nosotros muy bien. Estábamos solos, la temporada finalizando, ocupando dos de las veinte tiendas de las que disponen.

dscf7290

 

Novena y última etapa: Chandra Taal – Manali

 

 screen-shot-2016-10-23-at-10-00-39-pm

Llega la etapa reina de Grand Kinnaur & Spiti y no puede empezar mejor que con la moto congelada a las 6 de la mañana y la alegría de poder disfrutar de la ella en solitario y sin carga. Marta decide ir con Antik y Victoria en el Innova. Sin duda son nuestros angeles de Spiti Valley. Hubiésemos podido hacer los 80 km de pista los dos en la moto que hay entre Chandratal y Rothang Pass, pero ambos disfrutamos mucho más de esta manera. Este día lo recordaré para siempre como uno de los mejores de mi vida.

 dscf7293
dscf7295
 dscf7294
dscf7297

 

dscf7299

dscf7302

dscf7308

dscf7310

dscf7313

Con los pies calados llegué a Chhatru, super contento y allí estuve un rato dando gracias por la suerte de haber vivido esta gran aventura. Poco después llegaron en el coche Marta, Victoria y Antik… y después de desayunar seguimos hacia el famoso Rohtang Pass.

 

Y allí con la cresta de famoso paso de montaña detrás, estuve esperando el coche muy emocionado. La subida por la cara norte empieza con una pista ancha muy rota para de repente convertirse en casi una autopista. En ese momento empecé a gritar emocionado y dar gracias a todo lo que tenía alrededor.

dscf7318

dscf7321

dscf7326

dscf7327

 dscf7329
 dscf7340

Vikas es el alma de este campamento que fue nuestra casa en una de las montañas que rodean la ciudad de Manali, Backwoods Mountain Camp.

Subir hasta aquí desde el ruidoso y polvoriento Manali es disfrutar de un paisaje alpino precioso. Al llegar el disfrute es todavía mayor. La hospitalidad de Vikas, la deliciosa comida que elabora con los ingredientes orgánicos recogidos de su huerta, las espectaculares vistas desde la tienda de campaña, la cena frente a la hoguera, la paz que se respira. Desde este lugar hay muchas las posibilidades de trekking y agradables paseos por la montaña. Un lugar único y auténtico para desintoxicarse de la ciudad y conectar con la naturaleza, uno de esos lugares que te llevas para siempre

dscf7343

Y aquí termina Le Grand Kinnaur & Spiti en moto y sigue nuestra Aventura en India 🙂

Spiti en moto – Primera parte
Spiti en moto – Segunda parte

Deja un comentario

Translate »