Sep 032014
 

En la oficina de turismo de Munnar nos recomendaron una agencia de aventura y allí conocimos al gran Mohan. Otra de las maravillas de viajar es los personajes únicos y auténticos con los que te encuentras, Mohan es uno de ellos y como Asustohs en Kausani o Shibu en Goa, te dejan huella para siempre.

P1310649

Después de un paseo de 3 horas por las colinas de campos de te que rodean Munnar, nos convenció para hacer un trekking de dos días en una zona a unos 40 kilómetros de distancia de Munnar. Nos dijo que si podía el mismo no guiaría y eso prometía ser grande. Y así fue, al día siguiente nos subimos con Mohan en un autobús local que nos iba a dejar a tres horas de camino de la “Top Station”. Este lugar es una antigua estación de un cable teleférico, que en los tiempos de las colonias y la explosión de la industria del te, suministraba desde la llanura de Tamil-Nadu todo tipo de enseres a los trabajadores que habitaban la montaña por aquel entonces. Nada más dejar la carretera nos encontramos con eso que vamos íbamos buscando, la paz y la quietud de parajes indescriptibles por muy buenas fotos que os pueda enseñar.

P1310779

Caminamos entre campos de te con plantas de más de 100 años de edad. Otros justo al lado de estos habían sido plantados solo hace 5 años. De vez en cuando Mohan se paraba y empezaba a contarnos detalles, sobre el te, su historia, los nativos y su filosofía de vida. Escuchar su sabiduría contemplando los parajes de la colinas donde se mezclan los bosques primarios con los campos de te, oler las flores, probar los frutos, escuchar los animales del bosque, ver volar aves de colores brillantes… Todo tiene sentido en un lugar así.

P1310788 P1310797

Después de comer un curry en la “Top Station” empezamos a bajar hacia la “Bottom Station”, desde donde empezada el antiguo cable teleférico. Allí íbamos a dormir esa noche. La bajada transcurrió por senderos serpenteantes plagados de exóticas plantas tropicales, flores de todos los colores y animales que sabíamos que estaban allí pero que no se dejaban ver. Mohan nos iba contando las propiedades de cada planta y árbol que nos encontrábamos. De vez en cuando se paraba para observar algún animal que oíamos pero no veíamos. A mitad de la bajada pasamos por la “Middle Station” un pueblo de nos más de 20 habitantes que viven de las plantaciones de cafe, el cual tuvimos la ocasión de probar en el “bar” del pueblo.

P1310808

Casi al anochecer y después de mojar los pies en una refrescante cascada llegamos a la “Bottom Station”. En momento de la llegada no lo olvidaremos nunca. Nos recibió una plantación de palmeras tropicales que nunca jamas habíamos visto. Era como estar en un paraje de otro planeta.

P1310839 P1310845 P1310862 P1310858

Allí pasamos la tarde noche entre las sonrisas y saludos de los no mas de 200 habitantes del pueblo y algún que otro ladrido de los perros asustados por los extraños visitantes.

P1310787 P1310884 P1310896

Al día siguiente el reto era mucha mayor. Desde allí subimos una preciosa montaña durante más de cuatro horas muy duras, para llegar a las plantaciones de te más altas del mundo, Kolukkumalai, a 2750 metros de altitud. Cómo no, allí nos tomamos un te y emprendimos la vuelta a Munnar bajando por un camino rodeado de inmensos y espectaculares campos de te, acompañados por los truenos y la nubes de la tormenta tropical de medio día, la cual nos pillo comiendo, en un bonito templo hindú ya abajo en el valle.

P1310901 P1310941

Y mañana volvemos a Delhi, más que contentos de estas vacaciones, en la cuales hemos descubierto lugares y gentes que nos invitan a pertenecer a ellos para siempre y vivir nuevas experiencias, pero eso no lo puedo escribir ahora porque es el futuro.

Deja un comentario

Translate »