Viajar de una forma más auténtica.
  El blog de Daniel González Guarinos.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Dic 062013
 

El gran atractivo de un viaje al Himalaya con los cielos despejados y azules. Viajar por Nepal con una Royal Enfield es una delicia. Y si además hay una huelga de transportes de varios días y la carreteras están despejadas, es tener mucha suerte.

Nepal con una Royal Enfield

El primer día teníamos por delante 145 km desde Katmandú a Gorkha, de los cuales hubiesen sido muy duros los primeros, la salida de Katmandú y del valle en el que está la ciudad.

Valles Himalaya

Sin un solo coche, camión o autobús, solo alguna moto y muchas ambulancias, subimos dejando Katmandu en el retrovisor y entonces, después girar una curva, vimos por primera vez la cordillera del Himalaya posando para nosotros con el cielo azul como fondo de escenario.

Nepal con una Royal Enfield

Nepalíes jugando

Sobre un puente

Más chai

Nepal con una Royal Enfield

Nepal el techo del mundo

carreteras vacias

Five, el Himalaya y Daniel González Guarinos

Nepal con una Royal Enfield

Himalaya

Gorkha

Después de varias paradas, la comida y el puro de Claudio, llegamos a Gorkha con tiempo de dar un paseo y ver el atardecer entre las colinas del este.

Gorkha

Gorkha

Gorkha

Gorkha sunset

Niebla

El segundo día empezó, fue el único, con nubes bajas ocultando el valle y haciendo que más de uno pensase en ponerse el traje de agua que llevamos por si llueve. Al final fueron unos pocos kilómetros apretando los dientes, pero muy suaves con el freno.

Vehículo de apoyo

P1380367
P1380371
P1380374
P1380377
P1380376
P1380382
P1380381

 

Justo cuando despejó el cielo subimos a Bandipur, un pequeño pueblo con unas fantásticas vistas, entre Gorkha y Pokhara. La subida fue un gustazo con Five casi rozando estriberas en los ángulos más cerrados e inclinados.

Nepalíes

P1380421
P1380419
P1380425
P1380424
P1380423
P1380422
P1380420

 

La bajada fue más tranquila disfrutando de las vistas y del campo y sus paisanos.

Nepalíes

Nepal tropical

Llegando a Phokara

Y son estos momentos sobre Five los que nunca olvidaré. Llegando a Pokhara, el Anapurna se muestra como una de las escenas más grandiosas para contemplar sobre este planeta.

Nepal con una Royal Enfield

Chirin Phokara

lago de Phokara

Nepal con una Royal Enfield

Pokhara, su lago y su montaña, un sitio de esos que pongo en mi lista de muy pocos, en los cuales te quedarías una temporada para disfrutar realmente de su magia.

P1380550
P1380545
P1380544
P1380541

 

Estas son las magníficas vistas desde nuestro hotel en Pokhara, el nuevo hotel Athiti.

Phokara Royal Enfield

P1380565
P1380590
P1380577
P1380567
P1380562
P1380573
P1380563
P1380568
P1380582
P1380566

 

El día siguiente fue de descanso y me fui a la colina cercana de Pokhara, desde donde se puede hacer uno de los mejores saltos en parapente tandem del mundo, hasta aterrizar cerca del lago. Desde allí puede observar tranquilamente la grandeza de la montañas que tenía ante mis ojos.

Nepal con una Royal Enfield

De Pokarha salimos hacia Tansen, 125 km de preciosos valles de curvas enlazadas, atravesando villas y puentes sobre ríos serpenteantes y bravos.

Nepal con una Royal Enfield

Nepal con una Royal Enfield

Huelga nepalí

En el camino a Tansen atravesamos un pueblo grande en el que pudimos ver que la tensión de la gente iba aumentando conforme llegaba la fecha de las elecciones generales en Nepal. Las carreteras seguían cerradas y sólo circulaban algunas motos y turistas en furgonetas, muy de cuando en cuando.

Himalaya colinas

Himalaya río

Nepal con una Royal Enfield

P1380721
P1380720

 

La llegado al caer la tarde a nuestro hotel en Tansen fue de lo más espectacular, a través de un sendero muy off-road subimos a un repecho en el cual nos encontramos de nuevo con todo el poderío de la montañas más grandes del planeta.

Himalaya

P1380760
P1380789
P1380800
P1380803
P1380811
P1380816
P1380817

 

Al día siguiente salimos hacia Chiwtan, nos esperaban 180 km, la mayoría por la llanura del sur de Nepal, donde discurren todos los ríos que fluyen de las montañas. Quedaban dos días para la elecciones y era último para hacerse notar, el día siguiente era la jornada de reflexión.

Nepal con una Royal Enfield

Pinchazo paga birras

Y llegando a Chiwtan, justo después de pasar por el sitio más revuelto de toda la semana, llegó lo que todos estábamos esperando, el pinchazo. Los pinchazos en los tours conllevan el pago de una varias rondas de cervezas al resto del grupo, dependiendo de lo espléndido que se ha el desafortunado. Remarco que este fue el único problema “mecánico” que tuvimos en las seis motos.

P1390055
P1380868
P1380883
P1380889
P1380901
P1380909
P1380905
P1380912
P1380933
P1380939
P1380964
P1380952
P1390036
P1390043
P1380979
P1380975
P1380966
P1380942
P1390030
P1390008
P1380941
P1390047
P1390050
P1390071

 

Chiwtan es uno de los Parques Nacionales de Nepal, famoso por los Rinos y los Tigres. El día de descanso lo aprovechamos para entrar en el parque en un Jeep Safari.

Taller

Con mucha pena nos fuimos de Chiwtan, temprano con el amanecer a las doce y la luz encendida. Nos esperaba una jornada larga de 200 km, con la incertidumbre de lo que nos íbamos a encontrar en el camino a Bakthapur, que pasaba por la circunvalación de Katmandú.

Nepal con una Royal Enfield

Nepalí

Everest Royal Enfield

Pero antes del paso por Katmandú nos esperaba la mejor vista de la cordillera de todo el viaje. No cabe ni en cuatro fotos, desde el Everest, hasta el Anapurna. Y como no este es un plano de Everest, justo el monte que está detrás, en medio. El mirador, casi abandonado por la falta de tráfico de la antigua carretera que une India y Nepal, está en Daman, un paso de un puerto de 2500 metros de altura.

Himalaya

ese

Nepal con una Royal Enfield

Himalaya

Nepal con una Royal Enfield

Y llegamos a Bakthapur sin problemas para descansar un día en tan bonita y monumental localidad.

Nepalíes

Nepal campo

Desde Bakthapur pasando por Nagarkot iniciamos un descenso por un camino off-road de 10 km, contemplando detrás de cada gran curva el infinito valle y las enormes cumbres al fondo sobre el tapiz azul. La jornada era de 90 km que nos llevaban hasta casi la frontera con China, en Kodari. Allí pasaríamos otra noche en la jungla en un precioso resort, al cual que se llega atravesando un puente con una caída de 160 metros, desde que el se practican saltos de puenting y otras modalidades. Ninguno de los ruteros no atrevimos.

Everest al fondo

Nepal con una Royal Enfield

Nepal con una Royal Enfield

niños nepalíes Royal Enfield

Himalaya

Everest zoom

Y volviendo, el último día a Katmandú, tristes pero muy contentos de la suerte de haber vivido tan fantástico viaje, de nuevo, el Everest ante nuestros ojos. Fue entonces ese momento intenso de la despedida y de dar gracias.

Bus stop

  4 Responses to “Nepal con una Royal Enfield, viaje en moto”

  1. […] las del Desierto de Thar en Rajasthan, donde he llegado a saltar con la Bullet. También la pista de bajada en Nepal desde Nagarkot a la carretera hacia el norte, 12 km de arena, gravilla, barro, charcos, y enormes […]

  2. […] y con muy buena respuesta recuperando. Después de hacer miles de kilómetros por India y Nepal con las Bullet 500 cc con carburador, ésta ha sido la primera vez que he pasado de 100 km/h con […]

  3. Saludos, voy a hacer ese mismo viaje en unos meses, me gustaria hablar contigo para unos consejos. gracias anticipadas

  4. Hola Antonio, te envío un email 🙂

Deja un comentario

Translate »